Usted está aquí: Inicio Tienda Howl Comentario

Comentario

EL DOGHOUSE
Howl
Gaztelupeko Hotsak, 2008

Han pasado muchos años desde que Richard Dulanski se encontró a un tipo llamado John Graham Mellor, a quien todos conocían por el sobrenombre de Woody, en la casa ocupada en la que habitaba en el oeste de Londres. El primero tocaba la batería y el segundo había sido durante un tiempo uno de esos músicos con quienes de vez en cuando nos topamos en la calle. Juntos crearon un grupo que bautizaron como The 101'ers, pues ése era el número de la calle en la que se encontraba el squat que ocupaban. Más tarde Woody se convertiría en Joe Strummer y crearía The Clash, banda fundamental no sólo del punk, sino del rock del siglo XX. Richard por su parte siguió tocando la batería en bandas tan siginificativas como PIL, The Raincoats o Basement 5, hasta que a finales de los 80 se trasladó a España, a Granada concretamente.
Tom Lardner llegó a España en los años 90, dejando atrás su Nueva York natal. En Madrid creó La Pocilga del Tío Tom, banda de garage-bluesgrass o country acelerado, y tras ocho años dejó la capital por el sol de Granada. Allí formó otro grupo, Country Dogs, también en una onda de raíces acústica. En uno de los conciertos de Country Dogs se le acercó Richard y le propuso tocar la batería con ellos. En menos de dos semanas estaban ensayando en el garage de Tom, y cuando Country Dogs llegó a su fin decidieron seguir los dos juntos.
En ésas llegó la repentina muerte de Joe Strummer, a finales del 2002, y Richard decidió organizar un par de conciertos en Londres y Granada en homenaje a su gran amigo. Reunió a los músicos de The 101'ers y le propuso a Tom ocupar el lugar de Strummer, con quien además comparte un gran parecido físico. Tras superar las primeras dudas, en quince días se metió en la piel de Strummer y se aprendió el repertorio de la banda. Aquellos conciertos avivaron aún más las ganas de ambos músicos de crear música juntos, de hacer algo más cercano al rock, y así surgió en 2004 El Doghouse. Con la incorporación del hijo de Richard al bajo, Guillermo “Gigs” Nother, se formó la base del grupo que grabó In heat (2005), disco de rock musculoso, blues y punk, publicado por Andalucía Records, el sello que Richard y Joe crearon en 1981 para publicar el único disco de The 101'ers.
Richard y Tom son dos veteranos del rock que siguen disfrutando de la música como si fuera algo que hubiesen empezado a hacer ayer. Para ambos el rock es lo más grande que hay, y lo transmiten mediante la pasión que ponen en lo que hacen, música que está por encima de las modas y que se niega a encasillarse en un estilo determinado. Rock urgente, contundente, directo y rabioso, hecho con espíritu punk. Para la grabación de Howl, el segundo trabajo de El Doghouse, el trío se ha completado con el guitarrista Julian Kanevsky (Andres Calamaro, La Cabra Mecánica) y ha contado con la colaboración del violinista Tymon Dogg (The 101'ers y The Mescaleros, último grupo de Joe Strummer), entre otros. Es un disco de rock&roll, punk-rock, funk, psikodelia, folk, reggae, blues, garage... toda la música que Richard y Tom han mamado desde su juventud. Recuerda a The 101'ers (versión de un tema del grupo incluída, Rabies from the dogs of love), Ramones, The Doors, Wilko Johnson... y al mismo tiempo es puro El Doghouse. Araña y acaricia, se siente correr por las venas y agita el corazón.