Usted está aquí: Inicio Tienda Gorri isila Comentario

Comentario

Gorri isila supone el estreno de ERRABAL, sello vasco de jazz dispuesto a apostar por creaciones realizadas aquí y ahora. Si bien algunas de sus próximas referencias ya se encuentran en proceso de diseño e incluso de producción más o menos avanzado, el recién nacido catálogo se inaugura con este álbum vocal. Jazz en euskera.

Sin scat, sin onomatopeyas. Con “tan sólo” la contundencia de la palabra, del verbo hecho música. Se trata de un trabajo de indiscutible base poética al que se aplica el correspondiente sentido melódico para adecuarlo al clima emocional sugerido en cada uno de los relatos, principalmente escritos por la propia intérprete. Una autora poseedora de un rico universo interior mostrado aquí con gran dulzura, delicadeza y sensibilidad.

Fértil inventiva que contagia sensaciones de amor hacia las cosas cotidianas del día a día –las que realmente importan- y de esperanza por alcanzar un mundo mejor aún a pesar de lo sufrido, del tiempo perdido o de las arrugas disimuladas por esa compasiva luz que enciende el blues “Bioleten negua”.

En formaciones que oscilan entre el trío y el quinteto, Miren va mostrando las diferentes tonalidades que abarca el ENSEMBLE. Junto a Joseba Loinaz y Jean Paul Gilles en piano y contrabajo, afronta dos de las piezas prestadas –por Iparragirre y Atxaga- para también hacerlas suyas, dado el grado de armonización con el que se integran en la estética global. Acompañada por las guitarras de Edio Pessi se entrega a la fantasía lisboeta tan genialmente expresada por Fernando Pessoa en “Infado”, acertando de pleno con la conexión lusitana.

Ya en el resto de pasajes es el trío Salvador-Tejada-Celada quien secunda con descarada complicidad a la protagonista a través de las variadas situaciones por las que atraviesa. Apoyando con decidido empuje la alegría mostrada en “Gure panpoxa” o caminando casi de puntillas para no despertar a esa tierna criatura que concilia el sueño a ritmo de “Apatx”.

En la última composición, instrumental titulado “Sur les cimes” Jean Louis Hargous da cuenta de un espíritu abierto de claro talante improvisador. Merecido epílogo para quien se constituye como principal soporte de esta solvente empresa.

**Pablo Zuñiga**