Usted está aquí: Inicio Tienda Deklarazioa Comentario

Comentario

Reencuentro con el cantautor

Mikel Telleria nos viene desde un bosque en blanco y negro, sin colores que distraigan la esencia de estas canciones que llaman al corazón, que comienzan con una declaración de amor simple, hermosa y racional apoyada en un piano y cantada con acentos en consonantes líquidas. Hay ecos del Neil Young más acústico en “Egunak”, un bajo de tremenda densidad, un “fender rhodes” que enriquece este canto que también nos recuerda a Ruper, pero como referencias aleatorias que no restan identidad propia a la pìeza.

Una armónica dylaniana hace de puente en “Zazpi ehiztari”, un ritmo medio que da paso a la inspiración jazzy de “Ameriketan” un arreglo que no es ajeno a los trabajos de Van Morrison con Georgie Fame, que muestra la adaptabilidad de Telleria como intérprete, muy cercano ritmicamente a los cantautores norteamericanos. “Itsasontziak” respira a Billy Joel, y los músicos que acompañan a Tellería son un cuarteto compacto, los teclados de Koldo Uriarte, la base rítmica de Josu Izagirre e Iker Uriarte y la guitarra eléctrica de Juanjo Unzilla siempre dispuesta a morder la melodía, a desarrollos tan brillantes como los de “Desioarena”.

El tono es más airado en “Eskatu dena guztia”, la ruptura rítmica también más evidente y en cambio se torna más melancólico en “Zabiltzan bidean” con todos los colores del pasado, con el olor al trabajo en contacto con la tierra de “Itzulan” y con la explosión de “zuregana itzultzean”, la esperanza de un regreso, hasta los paisajes de “haritz libreak”. Mikel Telleria transforma la naturaleza y los sentimientos que ésta despierta con la sensibilidad del cantautor que nos arroja los cantos como dardos que nunca son inofensivos.