Usted está aquí: Inicio Tienda Amets bat Comentario

Comentario

Hablando de catarsis, Petti.

Petti viene de Bera, junto al Bidasoa, y nos trajo un día por sorpresa un cargamento que no era de contrabando, una colección de cantos que producen estremecimiento desde su existencialismo que tiene raíces rítmicas en artistas que se han movido en el límite: pensemos en Tim Buckley o Nick Drake, en Nick Cave o Tom Waits, pensemos en ellos para no andar descaminados.

Petti es un cantautor hecho pese a su juventud y nos atrevemos a afirmar que su unicidad en la escena de Euskal Herria está fuera de cuestión. Ni componiendo, ni cantando, ni rasgando la guitarra guarda Petti mayores parentescos con los cantautores que le precedieron en nuestro país. Imagínate que si los singles no hubieran muerto, el canto que abre el CD, “Bera”, lo hubiera sido. Una canción que lo define a través de su pueblo, que no es Nueva York, pero nos trae algún eco de Jim Carroll y sus “Basketball Diaries”. Esa voz que se hace tan densa en “Ilusioa”, para llegar a afirmar que lo de que verdad quería era andar tras algo sin lograrlo. Catarsis, zen, yarragh irlandés. Hasta la tensa nostalgia de los Lekeitioak, todas esas emociones nos produce Petti.

Aunque en esta primera colección de canciones el blues se ausenta formalmente Petti maneja la “slide” y el blues crudo mejor que muchos supuestos especialistas.Pero en las grabadas, en cambio, como Billy Bragg, tiene su alma sumergida en densidades que es rock presta aunque la sonoridad aquí sea básicamente acústica. Pero que no te lleve a engaño, Petti es un francotirador que canta a Nick Drake –su único Dios-, que nos hace sentir el viaje estremecedor de “Zeru infernu”, que nos lleva por un camino largo de aprendizaje en “Askatasunik gabe”. No te vamos a desmontar todo el rompecabezas pero ten por seguro que irás descubriendo guiños a estilos y figuras que admiras. Escuchar a Petti –no te permitas el lujo de perdértelo en directo tampoco- Recoger toda esa fuerza que nos grita tiene algo de iniciático, la emoción de descubrir lo que debiera ser pronto patrimonio de todos.