Usted está aquí: Inicio Noticias La magia del folk con ropaje de jazz

La magia del folk con ropaje de jazz

08/12/2020

 Haizea Martiartu, la joven saxofonista de Markina, adapta a las formas del jazz varios clásicos del cancionero popular vasco. Como claro exponente de ese camino ha bautizado el disco con el nombre de “Folketik Jazz Ensemblera” este maravilloso disco. Combinando composiciones propias con clásicos eternos. Haizea ha contado con la colaboración de 9 músicos en su preparación.  Vanguardia, tradición, popular, universal, jazz cósmico o simple y llano zortziko…. Olvidemos las etiquetas. En una palabra, magia.  

 Haizea Martiartu, la joven saxofonista de Markina, adapta a las formas del jazz varios clásicos del cancionero popular vasco (desde las melodías más tradicionales a las de Oskorri o Mikel Laboa), en este, su disco de debut. ¿Nada más? A decir verdad, sí y no. Por un lado, esa es la esencia del disco, así de clara y simple, y si nos dejamos llevar por los prejuicios pensaremos que no se trata más que de un curios y efímero pasatiempo que apenas deja algún poso. Pero el resultado no es el que cabría esperar desde esa perspectiva, ni mucho menos. Nos hallamos ante la expresión artística muy personal de una persona que ha transpirado esas canciones por todos los poros de su piel. Esa es la única manera de concebir la asombrosa y peculiar fluidez con la que surgen y se entrelazan las melodías. Con esa aparente facilidad que sólo los grandes talentos son capaces de sugerir, el saxo de Haizea dibuja tonadas familiares en el aire en un primer instante. Pero en el momento menos esperado, las descompone en un tapiz de multicolor de enorme belleza. Nos deleitamos admirándolo y cuando nos sentimos ya en un espacio muy distante, completamente olvidados ya del punto de partida, vuelve de nuevo esa conocida melodía. Pero a lo mejor no, ya no es la misma melodía, ya no podemos escucharla de la misma manera. Como si se nos hubiera dado la posibilidad, por una vez, de observar la cara oculta de la luna, aquellas canciones que creíamos tan conocidas, nos parecen ahora extrañas, nuevas y más ricas en matices que nunca. Gracias a la magia de Haizea.

Si te preguntas de dónde ha salido esta hechicera, te contaremos que Haizea Martiartu nació en Bilbao en 1991 y que empezó su andadura musical en la banda municipal de Markina-Xemein, animando fiestas y eventos populares. Allí desarrolló para siempre esa querencia por las danzas y cantos populares. Y no solo las de aquí, también e impulsada por su curiosidad insaciable y comprendiendo que las raíces y las conexiones de la música superan todas nuestras fronteras, las del jazz de Chicago y de New Orleans. Así fue cómo llegó a la escuela ESMUC de Barcelona para terminar su carrera de saxofonista y poder desarrollar plenamente la diversidad de su visión. “Me llevé una gran sorpresa al acabar la carrera. En aquel momento me di cuenta de que mis composiciones, a pesar de que siguiendo las enseñanzas armónicas de la escuela se suponía que eran jazz, tenían un aire de zortziko, de todas aquellas piezas que interpretaba en la banda de mi pueblo. Así fue como concebí este homenaje a las músicas de mi tierra”

 

Como claro exponente de ese camino, Haizea ha bautizado con el nombre de “Folketik Jazz Ensemblera” este maravilloso disco. Combinando composiciones propias con clásicos eternos como “Aldapeko” o “Agate Deuna”, Haizea ha contado con la colaboración de 9 músicos en su preparación: Lucia Fumero (piano) Sergio del Campo (flauta travesera y pictolo), Joan Mar Sauque (trompeta), Julio Marín (clarinete soprano y bajo), Jofre Alemany (saxo tenor), Eneko Urrestarazu (trombón), Carla González (contrabajo), Pol Ribó (batería).

Vanguardia, tradición, popular, universal, jazz cósmico o simple y llano zortziko…. Olvidemos las etiquetas. En una palabra, magia.