Usted está aquí: Inicio Noticias Diez años después

Diez años después

15/07/2021

Diez años después, cuarto trabajo del guitarrísta Bilbaíno Miguel Salvador destila el sabor de las montañas y de los valles, un trabajo de Jazz contemporáneo que nos ofrece el punto de vista de un artista de referencia y su encuentro con los parajes que le han servido como fuente de inspiración a lo largo de los últimos diez años. Acompañado de Marcelo Escrich tocando contrabajo, Gorka Iraundegi tocando batería y del pianista bilbaíno Jonathan Hurtado, la mejor elección posible para la ocasión.

Lo acaban de presentar exitosamente el Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz

 

 

 

Hay músicos que cuentan con la capacidad de transformar lo inamovible en flexible, retratando paisajes sonoros de la quietud y del silencio. La naturaleza como fuente de inspiración solo puede llevar al equilibrio, alcanzar la cima para ese tipo de artistas, es tener la virtud de detenerse cuando el movimiento se detiene, solo en el instante preciso y observar el propio pulso de la naturaleza para hacerlo propio, dotando de notas musicales lo que antes era solo silencio.

 

Miguel Salvador inicia su formación recibiendo clases de improvisación, armonía y arreglos y cursando estudios en Musikene. Además de enfocar su carrera hacia el ámbito de la docencia, impartiendo clases de guitarra, y lenguaje musical de Jazz , Miguel Salvador ha colaborado con infinidad de artistas,  ha formado parte de Mauri Sanchis Band,  Zubipeko y es colaborador de Marmara Dixieland Band. Ha participado en numerosos festivales de jazz de referencia, tanto de ámbito estatal  como internacional. En 2007 comienza su proyecto personal que se materializará con la edición de su primer trabajo discográfico –Project- en 2009 , editando“ Viaje a Etreum “ en 2011. Compone la música para el documental “ Bajo Cero” así como para la pelicula “Cervino” en 2012. En 2015 sale a la luz su tercer trabajo “Código”, con la colaboración del saxofonista Javi Alzola.

Grabado en los estudios Tío Pepe de Urduliz por Unai Mimenza. “Diez años después” es la consecuencia del viaje recorrido, la cúspide creativa alcanzada tras años de trabajo por parte de un imaginativo e irrepetible guitarrísta que se hace acompañar y que cuenta para su consecución, con la colaboración de tres prestigiosos músicos de la escena jazzística estatal.  Marcelo Escrich tocando contrabajo, Gorka Iraundegi tocando batería y del pianista bilbaíno Jonathan Hurtado, la mejor elección posible para la ocasión.

 Lo inalterable a veces se sustenta en la paradoja que nos proponen determinados artistas,  el sonido hecho paisaje, la naturaleza pintada de sonido. En esa constante,  Miguel Salvador rinde tributo y proporciona sonoridad a la majestuosidad de las montañas, a su quietud única a través de su guitarra desde el título homónimo, llegando a “Jurekentzat”, como ejercicio de reconocimiento hacia la figura del gran montañero Jerzy Kukuczka en el treinta aniversario de su fallecimiento. El cuarteto a partir de la experimentación de Salvador, idea la atmósfera perfecta, recreando la casi irrealidad mágica del bosque pirenaico en “Gamoeta”  para trasladarnos con la libertad que dispensa el género, hasta los espacios infinitos de “Y las montañas hablaron” y la hermosa ortodoxia de “Orizabako citla”. Lo irrepetible del macizo de Urkiola es el homenaje a los montes vascos a través de la accesible melodía en ”Alluitz” mientras los unísonos entre guitarra y contrabajo abren el espacio a la experimentación, poniendo color a la montaña Balaitus del Pirineo, en la trepidante “La gran diagonal”. La preciosista “Entre trigales” pone de manifiesto la sutileza del autor en un ejercicio de retrospección hacia sus propios orígenes, alternándose los solos de guitarra, contrabajo y piano como continuación a un equilibrado espíritu de improvisación, siempre presente a lo largo de todo el trabajo. “Peña Castil´s ice cavern” en la perfecta contraposición de fotogramas sonoros a cargo de la banda fruto de la fascinación por lo ancestral, lo atemporal del macizo central de Picos de Europa y su Peña Castil.        

 “Diez años después” transforma la grandiosidad de la naturaleza en flexible musicalidad a través del Jazz contemporáneo interpretado por un músico que posee la virtud del instante preciso, el equilibrio exacto del que observa el pulso eterno de las montañas, de los valles y de los bosques y lo hace propios.