You are here: Home Artists King Kong Blues Newpaper Library «Los conciertos están prohibidos en Francia desde noviembre», se quejan King Kong Blues

«Los conciertos están prohibidos en Francia desde noviembre», se quejan King Kong Blues

El trío bordelés edita en Gaztelupeko Hotsak su segundo álbum, '¡Bam Bam!', y subraya: «La banda siempre es lo primero y hacemos más de 50 fechas al año, por lo cual no tenemos un trabajo permanente»


Iturria: El Correo
Eguna: 2020/12/31

OSCAR CUBILLO

Su apelativo King Kong Blues puede despistar, pero como dilucidan en esta entrevista: «Elegimos este nombre porque creemos que califica bastante bien nuestro sonido: música pegada a las raíces, al blues, pero tocada con la violencia y la fuerza de una bestia, de King Kong». La tocan sin bajo, con dos guitarras (las de Gino y el cantante Alex) y una batería (la de Gilou), y con un desparpajo más apegado al rock and roll insobornable (ecos de New York Dolls y en general del Nueva York subterráneo, del pub-rock, del descaro de Los Carayos hecho vídeo en la canción en castellano que reproducimos al final del texto 'Gato Negro'…) que al blues domesticado (su revisión del 'Got my mojo working' de Muddy Waters se sale del tópico).

King Kong Blues han editado dos discos largos colgados en Spotify. Los dos están producidos por el argentino afincado en Bilbao Martín del trío Cápsula: 'Make Rock 'N' Roll Great Again' (17) y el reciente '¡Bam Bam!', éste editado por el sello de Soraluze Gaztelupeko Hotsak. Con esta excusa preguntamos unas cositas a los tres de Burdeos para saber cómo está la cosa en Francia.

Unas preguntas del Covid: ¿Cómo está la situación en Francia para los músicos? Willis Drummond, el grupo euskaldun de Bayona, nos informó hace un par de semanas que llevan desde marzo sin tocar en Francia, que está prohibido, y que desde diciembre están actuando en el País Vasco español. ¿Cuál es vuestra situación personal respecto a los conciertos?

Los conciertos están prohibidos en Francia desde noviembre, por lo que no hemos tocado desde octubre. Tuvimos algunas fechas este verano y en otoño, pero en condiciones muy raras. La gente estaba sentada y con mascarillas, y eso no era muy emocionante para tocar rock and roll. Sobre el futuro cercano, aquí las salas y los bares están cerrados y no sabemos hasta cuándo. Así que, si no pasa nada, para cuando vuelva el buen tiempo hemos decidido organizar conciertos salvajes en el campo o en parkings con un generador. ¡Aúpa!

¡Aúpa! En España el virus ha pegado muy fuerte, hasta colocar al país en los peores puestos de sanidad y economía a nivel de todo el mundo. ¿Qué sensación tenéis de esta pandemia en Francia?

Creemos que la pandemia ha demostrado que la economía liberal era un engaño y que el dinero y las deudas de los Estados son completamente virtuales.

Virtuales son los bitcoins, ja, ja… Ya llegará la hora de pagar las deudas, ya veréis.

Por lo demás, el miedo está aquí igual que en todas las partes del mundo. Lo tenemos todos los días destilado, infundido, inyectado en nuestras venas y en nuestra mente.

En Francia han adelantado el toque de queda, el 'couvre feu', a las 18 h. Para el tipo de vida francés no es demasiado temprano, ¿verdad?

Esto no cambia mucho. Ya sabes que los franceses se acuestan temprano. Y de todas formas todos los bares, restaurantes y lugares culturales están cerrados desde noviembre. Afortunadamente quedan los amigos y la música, y para eso no nos importa la hora del toque de queda.

Cambiemos de tercio. ¿Y cómo está el blues en Francia? Ahí hay más afición que a este lado de los Pirineos.

Quizás hay más aficionados al blues en Francia, pero a menudo son muy puristas.

Descarado: puristas y puretas, por la edad.

España está mucho más abierta al rock and roll, especialmente el País Vasco. A fuerza de institucionalizarse, la cultura en Francia se ha vuelto demasiado suave y consensuada.

 Ya, como aquí en Euskadi, que nos vais a contar. Os llamáis King Kong Blues, ¿pero sois un grupo de blues o de rock and roll?

En nuestra biografía pone rock and roll, pero en realidad no queremos establecer diferencias. Reivindicamos nuestras influencias, desde Robert Johnson hasta Jon Spencer, pasando por Muddy Waters, Chuck Berry, los Rolling o los Clash. Elegimos este nombre porque creemos que califica bastante bien nuestro sonido: música pegada a las raíces, al blues, pero tocada con la violencia y la fuerza de una bestia, de King Kong.

¿Y por qué habéis titulado '¡Bam Bam!' a vuestro nuevo disco?

Este es nuestro segundo álbum y el primero se llamaba 'Make Rock & Roll Great Again', ja, ja… Lo de '¡Bam Bam!' es el sonido de las baquetas golpeadas en nuestras cabezas. Es un ruido que se ha vuelto ensordecedor en los últimos años.

¿Por qué habéis editado este segundo álbum en un sello vasco como Gaztelupeko Hotsak? ¿Porque también edita los discos de Capsula, el grupo de vuestro productor Martín Guevara?

Sabíamos por Martín que Gaztelupeko Hotsak era un sello que mantenía valores humanos auténticos en sus elecciones y en sus relaciones con los artistas. Además sabíamos que tenían 25 años de experiencia en blues y rock and roll. Por suerte les gustó nuestro sonido, nos encontremos en Soraluze, a la vuelta del estudio de grabación, y llegamos a un acuerdo delante de una botella de vino rosado.

Presentad '¡Bam Bam!' a nuestros lectores.

Bueno, para decirlo sin modestia, estamos bastante orgullosos de nuestro trabajo. Creemos que es un buen disco, hecho con todo nuestro corazón y nuestra sensibilidad. El sonido que nos hizo Martin es a la vez preciso y potente.

¡Cantáis en inglés, francés y una en español!

Queríamos contar muchas cosas sobre las causas y las revueltas que nos movilizan en todos los idiomas de Babel y en una paleta musical tan amplia como el rock and roll. Ahora le toca al público decir si hemos logrado el objetivo.

¿Os influye el Rock Radical Vasco, como se sugiere en la hoja de promoción?

No particularmente en las raíces de nuestra música, sino más bien en el enfoque político y escénico. Antes del King Kong Blues, Alex, nuestro cantante, tocaba en una banda de punk-rock que versionaba temas de Kortatu, Eskorbuto, Negu Gorriak, etc.

¿Cuándo vais a salir a la carretera para dar conciertos?

Tan pronto como podamos. El escenario es la principal razón de ser de este grupo y de sus miembros.

¿Es diferente el circuito de conciertos español del francés? ¿Y respecto a otros países donde habéis tocado?

Pensamos que la escena rock y alternativa es más urbana en España y en muchos países europeos como Bélgica, Alemania o Holanda. En Francia, como mencioné anteriormente, las grandes salas urbanas y muchos festivales, excepto el fantástico Hellfest, dependen demasiado del Estado. Es el efecto perverso de una cultura subvencionada.

Ya, ningún grupo molesta a quien le subvenciona, a quien le da el dinero. Y la gran pregunta sería: ¿por qué se subvenciona a ciertos grupos y no a King Kong Blues o a los Lie Detectors? Por cierto, ¿sois profesionales de la música o tenéis también otros empleos?

La banda siempre es lo primero y hacemos más de 50 fechas al año, por lo cual en realidad no tenemos un trabajo permanente. Tenemos empleos temporales, y antes de esta mierda del pangolín organizábamos conciertos y un festival.