Hemen zaude: Hasiera Artistes Travelling brothers Bibliotheque de presse En ocasiones, puede ser más auténtico un blanco tocando blues que un negro

En ocasiones, puede ser más auténtico un blanco tocando blues que un negro

Una banda de blues de Leioa que se defiende con honor por Europa, Travellin' Brothers, y, además, una Big Band, si la ocasión lo permite, que en 2012 ha sido actualidad con dos discos pletóricos: «Travelling Brothers Big Band« y «Christmas Special», disco navideño con canciones como «Olentzero» o «Haurtxo polita» filtradas por el amplio y epatante sonido de una Big Band.


Iturria: Gara
Eguna: 2012/12/29

aitor cañibano | guitarra de travellin' brothers big band

 

Pablo CABEZA | BILBO

Después de varios proyectos juveniles, en 2003 entre familiares y amigos nace Travellin' Brothers, un sexteto de blues de fornida solidez que desde 2012 cuenta con otra proyección en paralelo, una propuesta musical como big band, formato con el que llevan ya dos discos: «Travelling Brothers Big Band« y «Christmas Special», ambos editados por Gaztelupeko Hotsak. El primero fue un disco muy ambicioso en todos los terrenos, desde la presentación al contenido, por lo que conviene revivir el momento y preguntar por su existencia. El segundo es más sencillo, pero también con la singularidad de proponer una escucha diferente de canciones como «Olentzero» o «Haurtxo polita», entre otras.

Travellin' Brothers es un sexteto y con la big band se suman diez músicos más. Parte de los músicos son autodidactas, pero la big band procede al completo del conservatorio.

Tras la positiva experiencia como banda de blues un día el reto sube de escalón y llega la big band.

Sí, después de tres discos como sexteto, y tras intentar innovar y aportar cosas nuevas en cada disco, para el cuarto decidimos dar el paso a la big band, es un estilo que nos encanta, es algo que por aquí no se ha visto nunca y, además, contábamos con Alían [saxo de conservatorio] que es capaz de hacer los arreglos. Para nosotros esta experiencia suponía un reto, queríamos saber si llegábamos a ese nivel.

Y con músicos de aquí...

A lo largo de muchos años de girar y girar por todo el mundo, se llega a conocer a muchos músicos, pero en lugar de contratar una big band, decidimos montar la nuestra con músicos vascos, muchos de ellos amigos nuestros. En Euskal Herria hay gran nivel de músicos, solo hace falta gente con iniciativa y con ideas, pero en cuanto a competencia musical aquí tenemos grandes músicos de los que echar mano.

Como Travellin' Band han girado internacionalmente, ¿será posible con la big band?

Llevamos años haciendo nuestras pequeñas giras por Europa en formato sexteto, hemos visitado en varias ocasiones países como Portugal, Francia y Alemania. A principios de este año estuvimos en Memphis y nos fue muy bien. Para 2013 ya tenemos confirmadas dos giras por Suiza y Francia. No nos podemos quejar, aunque nos gustaría consolidarnos en el circuito de blues europeo, es uno de nuestros objetivos. De momento eso no es viable con la big band, requiere mucha logística.

En su inicio y desarrollo el blues fue cosa de negros, pero ustedes cuentan entre sus preferidos con tantos o más blancos.

Claro, el blues nace en la comunidad negra, pero ha pasado más de un siglo y todo ha evolucionado y se ha mestizado. En muchas ocasiones, puede ser más auténtico un blanco tocando blues que un negro. Nosotros no nos fijamos en el color o en etiquetas, nos importa más si nos gusta o no.

No se inclinan, por ejemplo, por el rock-blues británico, prefieren la referencia del blues estadounidense, aunque mencioan también nombres como Robben Ford o Susan Tedeschi, más abiertos.

A nosotros nos gusta el blues, pero hemos nacido en Leioa, no somos negros y no hemos conocido la esclavitud, así que difícilmente vamos a hacer blues rural con el sentimiento que necesita. Partimos siempre del blues y no tenemos ningún complejo. Al contrario, lo mezclamos con jazz, country, soul, funky o con lo que haga falta, Tratamos de ser fieles al estilo, pero con un sonido actual.

Y toman notas de clásicos como Count Basie o Cab Calloway o proyectos como el de Brian Setzer con orquesta.

Nos fijamos en todos. Aprendemos de todos y disfrutamos con todos, Basie y Calloway por lo auténtico, Sinatra o Bobby Darin, por su clase, Setzer es la actitud, y Colin James, Harry Conick Jr. o Michael Buble son los más actuales y tienen ese poso de lo auténtico combinado con un toque actual y un sonido y unas producciones impresionantes. Nos encantan todos estos y muchos más, cada uno tiene su toque personal, pero todos tienen una gran clase.

Los estadounidenses son muy dados a sacar discos navideños. Y llegó con ustedes ese punto de vista a Euskal Herria. ¿Cómo ha sido la experiencia de pasar «Olentzero» o «Haurtxo polita» a formato de big band?

Intentamos hacerlo a nuestra manera y desde una óptica blues & swing, e intentando aportar algo de nuestras vidas y de nuestra cultura. Así que nos decidimos por «Haurtxo polita» y «Olentzero», que son canciones fundamentales de nuestra infancia. Dotarlas de swing y hacerlas sonar como un tema navideño americano no ha sido fácil, pero estamos encantados con el resultado, creemos que el disco nos ha quedado muy completito [y muy económico], está mal que lo digamos nosotros, pero es así como lo sentimos.

Ya, además, cuentan con un gran cantante, de los que no abundan entre nosotros.

Sí, sin duda, tener a Jon con nosotros es una suerte. Es un cantante por convicción, no es un guitarrista o un bajista reconvertido. Tiene grandes cualidades y es un gran showman, en directo la gente flipa mucho con él, no es habitual ir a un concierto y encontrarte a un cantante que se lo cree y que lo haga tan completo como él.