Usted está aquí: Inicio Artistas Petti Hemeroteca Barrence Whitfield y Petti & The Bloodyhotsaks en la Sala El Sol

Barrence Whitfield y Petti & The Bloodyhotsaks en la Sala El Sol

Una breve descripción del contenido. La doble "B" es una conexión musical entre dos ciudades que estaban condenadas a hermanarse algún día, porque son las que más músicos tienen por kilómetro cuadrado y en directa proporción a su número de habitantes. Quienes han hecho realidad ese predestinado encuentro cultural son Petti y Barrence Whitfield, por seguir el orden del enunciando, que tanto monta monta tanto. El miércoles 16 de junio los podrás ver en directo en la Sala el Sol a partir de las 20 horas.


Iturria: Mundo Ocio
Eguna: 2010/05/10

Todo parece estar conectado, empezando porque al señor Whitfield se le ocurriera dedicar un himno al cocktail Bloody Mary, y por no hablar de la común ascendencia canaria entre Petti y Guantxe, batería más conocido por el alias de "El hombre que resucitó a Roy Loney". Al lado de una máquina humana de tal contundencia y precisión sólo podía estar un bajista de la "generación valium" como Beñat. Y al frente, como no, el gran Joseba Irazoki, que lo domina todo, con un gusto exquisito para los arreglos de guitarras. El resultado de la reunión de las cinco inspiraciones es un disco con muchas "*", todas las que queráis ponerle.

Barrence se decanta por cinco versiones pensadas para que Petti toque a gusto y se sienta como en casa. El "Kerosene Man" de Steve Winn suena a nuevo, lo mismo que el "Sugar Falls" de Dennis Brennan. Más respetuoso se muestra con el artista country Tom Russell y su clásico "Veteran's Day", lo que no es necesario con un grupo más reciente como The Boottle Rockets y su "Thousand Dollar Car". Y, de propina, nos descubre con "No Reason" a Treat Her Right, la formación de la que surgió Morphine. Petti se lo agradece correspondiéndole con cinco composiciones hechas para compartir: "Bat ez bada bertze" para calentar motores; el genuino blues a lo Hound Dog Taylor "Ehiza", que ya quema; el corte fronterizo "Solasaldia", con el que llega la fiesta; y así hasta alcanzar el punto de máxima fusión cuando cantan juntos "Min Ixila" o dejan que las guitarras vacíen todo el cargador en "The Lonesome Cowboy".