Usted está aquí: Inicio Artistas Gainsbourg Gainbegiratuz Hemeroteca Disco y directo recuerdan a Serge Gainsbourg, icono de la canción francesa

Disco y directo recuerdan a Serge Gainsbourg, icono de la canción francesa



2008 mayo 01 GARA

El pasado 25 de abril se presentó en Espaloian de Elgeta el disco Gainsbourg gainbegiratuz, donde el donostiarra Juankar Landa, junto con un puñado de amigos, rinde homenaje al parisino Serge Gainsbourg. Tanto representación como cedé cuentan con un pulcro acabado y un elevado nivel artístico.

Pablo CABEZA

Hace 28 años que Juankar Landa comenzó a proyectarse en público como músico. Tras diversos recorridos, Sanchís y Jocano fue su plan más fértil y duradero, tanto que este mismo año se espera la edición de un nuevo disco de la pareja, esta vez en onda tecno-pop. No obstante, lo más inmediato se llama Gainsbourg gainbegiratuz, proyecto que inició hace un par de años, pero que ya se encontraba latente en su conciencia desde mediados de los ochenta, momento en el que vivió el dilema de tener que elegir entre inclinarse hacia la línea musical de Serge, a quien conocía porque su familia francesa le había regalado muchos discos de él, o inclinarse por el Londres del 77 y su entorno. Juankar optó por el universo Clash, pero ajustándolo a su personalidad y a la de Sanchís, su eterno compañero y amigo. Hervida la sangre, con las burbujas apaciguadas y hecha la nata, Juankar acude al reencuentro con su pasado y recupera vibraciones que nunca abandonaron su habitación. Tras cuatro meses hurgando en el cancionero gainsbouriano, descubre casi 300 piezas. Pasados los oportunos filtros, donde se busca popularidad y títulos más oscuros, Juankar se queda con 25 composiciones, de las que sólo 15 llegan al disco. *A fuerza de descartar genialidades me quedé con 15 temas. Estoy convencido de que si volviera a repetir el proceso, llegaría de nuevo a esas mismas 15 canciones, creo que es sintomático*, apunta Juankar Landa.

No es sencillo que Gainsbourg gainbegiratuz llegue a las masas, en parte dependerá de la generosidad o buen gusto de los medios de comunicación, pero tanto la apuesta en directo como el álbum se encuentran a una altura excitante. En Espaloian de Elgeta los invitados, la puesta en escena, el clima, se resolvió con una elegancia y buen gusto extremo. Todo fue ágil, entretenido, artístico... Sólidas composiciones que se resolvieron con talento y profesionalidad bajo la dirección de Landa. Hubo nervios, pero las emociones y el resultado final fueron más ambiciosos que las trabas, por lo que quienes acudimos a Elgeta, podemos considerarnos unos afortunados, razón por la que avisamos que similar experiencia se puede vivir este próximo miércoles en el teatro Victoria Eugenia de Donostia. Como también habrán invertido correctamente su tiempo y dinero aquellos que decidan adquirir «Gainsbourg gainbegiratuz», donde se recrean «L'anamour», «L'eau à la bouche», «La javanaise», «Je suis venu te dire que je m'en vais», «La décadanse», «Ballade de Johnny Joe», «L'hôtel particulier», «Les cigarillos», «Sosus le soleil exactement», «La chanson de prévert», «Je t'aime moi non plus»..., así hasta 15 cortes de amor, poesía... y todos los cigarrilos que Serge prendió en vida.

Una veintena de nombres circunvalan «Gainsbourg gainbegiratuz», desde Gari a Txuma Murugarren pasando por nombres menos populares, pero de singular aptitud o historia. Todos nos entusiasmaron en directo, la profunda y serena voz de Mikel Agirre (La Buena Vida), la sobriedad de Murugarren, el entusiasmo y clase de Estanis (ex Natural Project) y Saioa, el ímpetu de Giorgio Bassmatti, las tablas y el estilazo de Mingo (Iguales y Tú, Para Qué Engañarnos, Los Efikazes...), la serenidad de un Sanchís papá, más Amaia, Irene, Urko, Dinbi Danba, Zulaika (músico y coproductor del disco) Anna (proyecciones) y otros nombres que no pasaron por el directo, pero que están en el compacto: Gari, D. Vasallo, Rafa Berrio, Jone Gabarain... Sin olvidar al propio Juankar Landa, el sobrio músico que desnuda uno de los posibles perfiles de Serge Gainsbourg.